¿Cómo funciona una franquicia en España?

Optar por franquiciar es una solución de negocio cada vez más aceptada en nuestro país por aquellos que quieren tener su propia empresa. Y la primera pregunta que deben hacerse es cómo funciona una franquicia en España. 

Esta cuestión, sobre todo, tiene vital importancia para aquellas personas que, sin conocer el mundo de las franquicias, ven una clara oportunidad de futuro como franquiciados.

Cómo funcionan las franquicias en España

Hay que decir que, si bien esta opción de negocio tiene su origen en Estados Unidos, en nuestro país nos regimos por el modelo europeo y no el americano, que además tienen ciertas diferencias. 

En España las franquicias deben contar con tres elementos que podemos decir que son esenciales. 

El primero hace referencia a la cesión del uso de una marca o una imagen corporativa, por ejemplo. 

El segundo elemento es el conocido como know how, o lo que es lo mismo la aportación por parte del franquiciador de conocimientos técnicos o “saber hacer”.

Y respecto al tercero y último elemento esencial es aquel en el que el franquiciador debe aportar determinado soporte técnico o comercial. 

Estos tres aspectos fundamentales en el modelo europeo, no forman parte del modelo americano. 

Además en España también existe un registro de franquicias de carácter administrativo y público. En este registro los franquiciadores son los encargados de actualizar los datos de manera periódica, sin otro fin que poder otorgar una mayor seguridad jurídica a las operaciones que se realicen en las franquicias de su propiedad. 

¿Por qué una franquicia en España? 

En España, y como decíamos, siguiendo el modelo europeo, existen además ciertos principios que proporcionan personalidad propia al sistema de franquicias. 

Entre ellos podemos destacar la continuidad, con marcas que cuentan con un recorrido capaz de garantizar un futuro a medio o largo plazo. La formación que obligatoriamente debe proporcionar el franquiciador al franquiciado antes del inicio de la actividad. Esta además deberá ser actualizada y reciclada con el paso del tiempo. 

Por otra parte y en cuanto a la financiación, el franquiciado debe aportar la inversión necesaria estipulada para poner en marcha el negocio, así como una prestación a la franquicia por todo lo transferido. 

Y por último, es importante hacer mención a lo que se denomina derecho de franquicia. En este caso el franquiciador tiene que ceder al franquiciado ciertos derechos como pueden ser  el uso de una denominación o rótulo, asistencia comercial y técnica o aquellos vinculados a la propiedad industrial e intelectual.

 

Desde Radarphone, esperamos haber resuelto tus dudas sobre cómo funciona una franquicia en España. O al menos haber despertado tu curiosidad sobre este mundo tan a la orden del día, y que, puede ser sin lugar a dudas una buena decisión para tu futuro. 

Pero ¿quieres saber más? Consulta con nuestro equipo de expertos.

Menú
Abrir chat
¿Tienes dudas? contáctanos